jueves, 28 de marzo de 2013

El brochado de interiores



El brochado es el método más rápido para formar hexágonos, cuadrados o cualquier otra forma interior no generable por rotación. En este post veremos en profundidad este proceso y sus diferentes variantes.

El proceso de brochado consiste en un punzón con una forma predeterminada que entra en un taladrado previo lo más ajustado que sea posible al tamaño de la brocha (nombre que recibe el punzón) y va ejerciendo una presión tal que arranca el material, copiando la forma de la brocha en las paredes del diámetro previo taladrado. Los grandes inconvenientes del brochado son las virutas que quedan depositadas en el fondo de la forma a brochar (esto se suele solucionar volviendo a entrar con la broca que taladró el diámetro previo) y también el gran esfuerzo necesario por parte de la máquina, lo cual limita a veces las formas a brochar de una sola vez y especialmente en función del material.

Podemos brochar con la pieza en rotación o con la pieza parada. En primer lugar hablaremos del proceso no rotativo. Con este sistema tanto la brocha como la pieza permanecen paradas, sin rotar, y el brochado se produce por presión. La fuerza que debe soportar el sistema de amarre es grande y el esfuerzo del eje Z también. Es por ello que en determinados casos se subdivide el brochado en varios subprocesos. Por ejemplo, para brochar un hexagonal podemos utilizar una brocha que genere únicamente dos caras opuestas del hexágono, a continuación indexamos la pieza girando 60º (en el caso de un hexagonal, esto variará en función de la forma a brochar) y brocharemos otras dos caras y volveremos a repetir el proceso en las dos últimas caras.

El brochado rotativo consiste en un soporte especial, con una ligera inclinación respecto al eje de la pieza (normalmente 1º) y la capacidad de rotar arrastrado por la pieza. Del mismo modo que antes, la brocha avanza hasta penetrar en el taladro previo, pero esta vez con la pieza en rotación. Al entrar en contacto con la pieza (sólo por un punto, gracias a su inclinación), el portabrochas entra en rotación arrastrado por la pieza. De esta forma la brocha tan sólo arranca material de un sólo punto y es posible brochar con menor esfuerzo. El resto del proceso es el mismo; la brocha sigue avanzando y poco a poco se va generando la forma deseada.

Generalmente el taladrado previo suele ser al menos del mismo diámetro (o mayor) que el menor de los diámetros o entre caras de la brocha. Es recomendable dejar un chaflán de entrada igual o mayor que el mayor de los diámetros (o entre cantos) de la brocha. En cuanto a la longitud a brochar, no suele ser recomendable exceder 1,5 veces el diámetro menor de la brocha.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

 

SUBCONTRATAR PIEZAS / OUTSOURCING

Si está teniendo problemas para localizar proveedores fiables de mecanizado/decoletaje de precisión, no dude en contactarme y le pondré en contacto con algunos de mis clientes.

¡No olvide que los mejores talleres tienen máquinas!

*******

If you would like to outsource turned parts in Spain (décolletage) and want to know the most appropiate suppliers, please contact me and I will connect you with some of my customers.

Remember that the best workshops in the world work with MACHINES!

CONTACTO

gregor@gregormoreno.com

FABRICANTES / DISTRIBUIDORES

Como amante de la tecnología del mecanizado, estoy deseoso de recibir informaciones sobre todo tipo de novedades alrededor de nuestro sector y compartirlas con nuestros lectores.

Si eres fabricante o distribuidor de herramientas, portaherramientas, pinzas, utilajes o cualquier cosa relacionada con nuestro mundo y tienes alguna novedad que todos deberíamos conocer, ¡házmela llegar!